Amor y amistad

Preguntas sin respuesta – Parte 1: Amor y amistad

Posted on in Amor y amistad

Queridos educandos, ya que sus ávidas mentes de conocimiento acuden a esta fuente de sabiduría llamada blog en búsqueda de respuestas, se las daré. Dejad de ser ignorantes e ilústrense con el blog. Plop sabio.

1. ¿Un hombre y una mujer pueden ser mejores amigos sin ser novios?

Ehm, pasemos a la siguiente pregunta.

2. Jimmy, es en serio ¿Un hombre y una mujer pueden ser mejores amigos sin ser novios?

Ok, lo responderé. Mmm, cómo les digo esto sin herir sus sentimientos, es difícil, que pregunta tan fuera de lugar. Respira, listo:

¡No existen los mejores amigos hombre y mujer!

Uf, que bien se siente decirlo. Explicaré mi respuesta: Los hombres y mujeres somos seres vivos que padecemos de algo llamado ilusionitis crónica; esta condición nos lleva a dibujar corazones y pensar en matrimonio si la persona del sexo opuesto hace cosas tan románticas como saludarnos (?).

El inconveniente mayor en tener un mejor amigo del sexo opuesto es la confusión futura. Compartes tanto con esa persona que llega un momento en el que empiezas a reinterpretar lo que hace por ti. “¿Está pendiente porque soy su amiga o será que le gusto?”

Como cada regla, existe una excepción: Sí hay mejores amigos hombre y mujer, pero no es tu caso, es el de otros, es el 0.00001% el que realmente nunca se siente atraído, aunque probablemente en algún momento se le cruzó la idea por la cabeza. Pero también debes recordar algo: tú puedes tener un mejor amigo y no tener ningún interés, pero si alguien se fija en ti y te mira todo el tiempo con alguien más, supondrá que tú tienes un compromiso.

Para terminar esta pregunta: No es sabio pasar tanto tiempo con otra persona que no va a ser la pareja de toda tu vida, podrías proyectar una imagen errónea de ti a quien sí quiere compartir su vida contigo.

3. Me gusta mi mejor amig@ pero no es recíproco, ¿qué hago?

Sufrir en silencio.

No, no sufras, pero tampoco se lo digas. Un paso de la madurez es afrontar tus decisiones con sabiduría y calma. Si tu mejor amig@ te atrae, debes respirar y recordar que tú decidiste sentir algo. Llegar a casa en la noche y mirar todas sus fotografías es una decisión que tomaste. Y así como decidiste fijarte, debes asumir que no es recíproco y no tiene que serlo. Ella o él te ofrece su amistad, no abuses de eso intentando llevarlo a un terreno al que no corresponde. Madura, respira y vive tu amistad.

4. Tenemos 15 y 16 años, y Dios nos hablo que somos el uno para el otro. Queremos empezar un proceso de noviazgo, ¿cuándo comenzamos?

Cuando dejes de usar pañal emocional y puedas decidir con la cabeza, oración y corazón.

El “Dios me dijo” y el “estamos orando” han sido escudos de los jóvenes para proteger sus ideas hormonales y cubrirlas con un poco de pseudosantidad. A los 16 años estás disfrutando la vida, conociendo amigos, aprendiendo a lidiar con tus emociones, con tus hormonas, poniendo bases a tu espiritualidad, estudiando.

Hay cosas que Dios las responde con sentido común: Tengo 16 años, ¿estoy listo para una relación sentimental? ¡No! No lo estás, porque tu mente es una licuadora de emociones y sentimientos. Aún cuando tengas 20, 25 o 30 años verás que enamorarse es algo de valientes, la diferencia es que a los 20 o 25 podrás tomar una decisión más acertada y no basada en las llamadas, mensajes por whatsapp y sonrisitas que te regala el pseudoelegido por Dios

5. Ella fue amable conmigo, me cedio el puesto en la fila y ahora estoy enamorado ¿Qué hago?

¡Báñate con agua fría y deja de pensar en chicas todo el tiempo!

Para todas estas situaciones ya llegará tu oportunidad. Recuerda lo que dice Eclesiastés 9:11

“El tiempo y ocasión acontecen a todos.”

Espero que estas respuestas hayan alimentado sus mentes hambrientas de conocimiento. Para la segunda parte de esta serie, quiero contestar tus preguntas; déjalas en un comentario debajo de este post. El blog, más respondedor que nunca.

Comentarios

comments

Article published by

Soy un joven al servicio de los jóvenes. Comunicador digital, bloguero desde el 2012 y conferencista juvenil. Licenciado en Diseño Comunicacional, tecnólogo en Diseñador gráfico y multimedia. Autor de la “Primera Epístola de Jimmy Sarango a los Cristianos Digitales”, en la cual aborda la vida cristiana y los retos que enfrenta en el mundo digital.