La sala de espera

0

Si vas a un hospital, a una entidad pública, a un centro educativo, a una oficina encontrarás ese pequeño espacio con sillas y revistas llamado “Sala de espera”. A muchos les desespera sentarse y esperar con gente desconocida a su lado, a otros nos permite terminar de leer algún libro o jugar en el celu un rato.

Pocos disfrutan una sala de espera. Siempre queremos llegar a la ventanilla directamente, sin filas ni demoras. Pero la sala de espera sirve también para revisar que tengamos todos los documentos necesarios para la gestión a realizar. Porque debo decir que me divierte un poco ver a la gente llegar apurada, sentarse molesta, esperar su turno, llegar a la ventanilla y escuchar “Señora le falta este papel/le falta un sello/no está firmado por tal” Tuvieron tiempo para corroborar todos los datos pero como decimos por mi tierra: nanai

Así que cuando Pablo le dice a Timoteo:

Haz todo lo posible por ganarte la aprobación de Dios. Así, Dios te aprobará como un trabajador que no tiene de qué avergonzarse, y que enseña correctamente el mensaje verdadero.

me puse a pensar que debo aprovechar mi tiempo en la sala de espera, cuando llegue a la ventanilla quiero que quién la atiende diga “Vamos bien Jimmy, vamos bien”

Deja tu comentario

Soy un joven al servicio de los jóvenes (también de los padres, familias, colegios, organizaciones, etc). Comunicador digital, bloguero desde el 2012 y conferencista juvenil. Diseñador gráfico y multimedia, actualmente especializándome en Diseño Comunicacional. Autor de la "Primera Epístola de Jimmy Sarango a los Cristianos Digitales”, en la cual aborda la vida cristiana y los retos que enfrenta en el mundo digital.

Comments are closed.