Entre la adaptación y la distorsión: Noé, la película.

0

En el arca de Noé todos cantan, todos cantan. En el arca de Noé todos cantan excepto el ornitorrinco porque no sabe si hacer ruido de pato o de castor. Plop.

Tenía muchas ganas de ir a ver “Noé” y lo hice. Para quienes no la han visto, les recomiendo mirarla, y para quienes ya la vieron, no se la repitan. Hablaré de mi perspectiva sobre la película. “Mi perspectiva” significa que es MI opinión, MI forma de ver las cosas, MI interpretación. Puede que coincidas conmigo en diversos puntos, pero también podríamos no coincidir, y está bien, porque es MI blog, y escribo lo que deseo. Post cinematográfico egoísta. (Que mal ejemplo, Jimmy).

Primero debo decir que la película se divide en dos partes:

    1. Desde el inicio hasta que se cierra el arca y
    2. La etapa de Noé en el arca hasta el final.

 

¡La primera parte me pareció genial! Hay tantas enseñanzas sobre la vida cristiana (no versículos, enseñanzas). Estaba super feliz de ver una película con tanto contenido valioso. La segunda parte es una novela completa, un Noé totalmente desenfocado, con otra historia totalmente inventada por los guionistas y con la cual no es posible estar de acuerdo.

Los productores audiovisuales, cuando hablan de “adaptación” se refieren a tomar una historia y agregar o quitar ciertas situaciones o elementos, pero respetando su sentido original (así debería ser). Pero otra cosa totalmente es la distorsión, y lastimosamente en “Noé” vemos estas dos situaciones.

Por un lado, la adaptación de la historia es muy buena. Nosotros nos imaginamos a Dios hablando con Noé personalmente, pero en la película muestran esto de una manera que podría ser válida también, pero a su vez, distorsionan la historia inventando a un Noé totalmente loco, fuera de lugar, ridículo, sanguinario, que no tiene NADA que ver con la primera parte de la película, y much0 menos con la historia bíblica. Entre adaptación y distorsión hay mucha diferencia, tanta que mi recomendación es que su nombre no sea “Noé” sino cualquier otro título, porque se valieron de un personaje histórico para una representación absurda.

Lo que hicieron con la historia de Noé no quisiéramos que lo hagan con ninguno de nosotros. Tomaron un personaje y cambiaron su esencia totalmente; es como si un día tus amigos contaran quién eres, pero para hacer más interesante la historia dicen que eras un malvado, cuasi asesino, desgraciado de la vida, mal amigo, y cuando les preguntes ¿Por qué dijeron eso de mi? ellos te responden “Para hacer más interesante la historia”. Fail.

En la vida real también veo eso, tanta gente que adapta la Biblia y otros que la distorsionan. Lo triste es que los que la distorsionan piensan estar en lo correcto.

Para terminar, es nuestra responsabilidad dar a conocer la verdadera historia, no sólo de Noé, sino del Dios en quien creemos. Dejemos de discutir si hubieron o no ángeles, si Dios habla audiblemente o en sueños, ese no es el punto. El mensaje de Dios era claro en ese tiempo y hasta ahora es vigente: El hombre por su maldad ha traído destrucción, tanto en sus corazones como en el lugar en el que viven. Ante eso no podemos callar, porque si callamos, otras películas hablarán.

Comentarios

comments

Soy un joven al servicio de los jóvenes. Comunicador digital, bloguero desde el 2012 y conferencista juvenil. Licenciado en Diseño Comunicacional, tecnólogo en Diseñador gráfico y multimedia. Autor de la "Primera Epístola de Jimmy Sarango a los Cristianos Digitales”, en la cual aborda la vida cristiana y los retos que enfrenta en el mundo digital.

Comments are closed.