El mal olor en mi dormitorio

1

Así es señores y señoritas, como lo anuncia el título, en mi dormitorio había un olor desagradable; pero mi olor personal es más fuerte.
Jimmy 1 – Dormitorio 0

Mi dormitorio curiosamente tiene dos puertas, una para ingreso y otra sin razón que mide un metro; esa pequeña puerta nunca se abre, no tiene sentido alguno pero existe y parecía estar cerrada. Un día en esta semana ingresé a mi dormitorio y percibí un aroma peculiar, no era el aroma de un macho cuaternario cavernícola espartano inca gladiador; pensé que sería mi ropa por lavar pero no, su olor no era tan fuerte.

Ayer decidí que era un día de mantenimiento para toda la flora y fauna que convive conmigo en ese habitáculo al que llamo habitación. Retiré mi cama de su lugar y me di cuenta que había agua en la pared y en el piso, de hecho había agua afuera de la puerta, entre la puerta y la pared, en la pared y en el piso. Y toda esa humedad era la causante de ese olor tan extraño. Tuve que limpiar mucho, secar el piso y sellar la puerta para que mi cuarto no sea la nueva Venecia. Les contaré que el espacio por el que ingresaba el agua no llegaba a tener un centímetro de alto.

La Biblia en Cantares 2:15 habla de zorras pequeñas que pueden echar a perder viñedos completos. Todos hemos pasado por esa situación, cosas insignificantes que se convirtieron en el peor enemigo de algo que valorábamos. Muchos perdimos amistades por zorras pequeñas disfrazadas de discusiones sin sentido, perdimos nuestra credibilidad por pequeñas mentiras. Perdimos nuestro enfoque y principios por tener una puerta entreabierta por la cual ingresaron estos pequeños destructores de la integridad. Perdimos nuestro amor por Dios por distracciones que se comieron nuestro Edén, el lugar donde compartíamos con Dios.

A las zorras pequeñas no se las cría, no se las domestica ni se las cuida, se las extermina. Las cosas que están acabando con tu huerto deben desaparecer para siempre. Tú sabes cuales son, mientras tanto, debo ir a sellar por fuera la puerta de mi dormitorio, quizá mañana llueva y no quiero más agua en mi habitación.

Atrapen a las zorras,
a esas zorras pequeñas
que arruinan nuestros viñedos,
nuestros viñedos en flor.

-Cantares 2:15 versión NVI

Comentarios

comments

Soy un joven al servicio de los jóvenes. Comunicador digital, bloguero desde el 2012 y conferencista juvenil. Licenciado en Diseño Comunicacional, tecnólogo en Diseñador gráfico y multimedia. Autor de la "Primera Epístola de Jimmy Sarango a los Cristianos Digitales”, en la cual aborda la vida cristiana y los retos que enfrenta en el mundo digital.

Discussion1 comentario